Imagine que, de algo pequeño se pueda comenzar algo grande.

Sucedió una vez, cuando un simple carpintero compartió su vida con 12 amigos íntimos. Durante 3 años, este grupo pequeño, vivió su vida haciendo todo junto; comieron juntos, se divirtieron, aprendieron, crecieron, rieron, lloraron e incluso enfrentaron dificultades entre ellos, pero todo lo hicieron juntos, como una familia. Sus vidas cambiaron, fueron transformados, se Conectaron con Dios el Padre, a través de la Palabra, aprendieron a vivir entre ellos y con la Gente, y llegaron a Servir a los necesitados, por lo que estuvieron listos para salir a cambiar al mundo. Estaban CONECTADOS unos a otros.  Lograron, ¡la Conexión!

¿Crees que esto pueda suceder hoy? ¡Para Dios no hay nada imposible! Es más, es algo que sigue ocurriendo. Porque este es el momentum del Espíritu Santo. Permítale a su imaginación ver; a estos descendientes directos de ese grupo pequeño, a sus seguidores, a la Iglesia y a usted, haciendo y viviendo lo mismo, hoy en tu presente. Grupos de una docena de personas, a veces un poco más, a veces unos pocos menos, compartiendo la vida conectados. Comiendo juntos, divirtiéndose juntos, aprendiendo juntos, creciendo juntos, riendo y llorando juntos, enfrentando dificultades juntos, como una familia. ¡Piénselo por un momento! Usted es un descendiente directo por la fe en Jesucristo, de ese grupo de seguidores.

La gente en los grupos pequeños de nuestra iglesia tiene el potencial de ver como sus vidas son transformadas y de revolucionar la vida de la gente de nuestra Ciudad, de nuestro país y del mundo con el poder del Evangelio. Conectando a las personas; con Dios, la Palabra, la Gente y el Servicio.

La “Visión y Misión” de los grupos pequeños de nuestra iglesia, se atempera al modelo bíblico según Hechos capítulo 2 y a la visión, misión e identidad pública que Dios les ha dado a nuestros pastores generales, Richard González y Lizzette Costas y al cuerpo de ancianos de Torre Fuerte Iglesia de la Ciudad, nuestra casa: “Conexión con Dios, la Palabra, la Gente y Sirviendo”.

Se conocen como “GRUPOS CONEXIÓN”. Porque son personas conectadas para alcanzar el propósito de Dios para sus vidas, la iglesia y la comunidad, engrandeciendo y exaltando el nombre de Jesucristo. Necesitamos gente comprometida con nuestra iglesia local, que confíen y sean fieles a sus pastores y obedientes a los preceptos bíblicos.

Por su misericordia, somos parte del plan de Dios para Su iglesia amada. Tengamos la expectativa de dar a conocer la gracia de Dios que nos lleva a ver las oportunidades para extender el amor y la ayuda al necesitado, y de recibir en nuestros grupos a todos los que el Señor acerque a nuestra casa, Torre Fuerte Iglesia de la Ciudad.

 

VISIÓN GRUPOS CONEXIÓN

Introducción:

Dios nos ha encomendado que compartamos con otros las Buenas Nuevas de salvación (Evangelio) y que hagamos discípulos. Esto es más que simplemente enseñar o predicar la Palabra en nuestros templos. Debemos tener un modelo mediante el cual podamos cuidar bien de las personas que llegan a nuestra iglesia. Brindarles la oportunidad de asimilarse a un grupo no solo hará que permanezcan, sino que puedan ser atendidas, sanadas, alimentadas y llevadas a madurez espiritual, para que, a su debido tiempo, ellas también puedan capacitarse para servir a otros.

 

¿Cuál es la misión y visión de los Grupos Conexión?

Hacer que una iglesia GRANDE se sienta pequeña, conectada, como si fuera una familia. La Iglesia es un grupo de individuos (p. ej. hombres, mujeres, jóvenes, matrimonios), de familias, que con la ayuda del Espíritu Santo están esforzándose por ser responsables, por desarrollarse, por pertenecer y sentirse apreciados. Los Grupos Conexión, somos Grupos de Personas conectadas, que estamos aprendiendo, ayudándonos y creciendo juntos. Nos interesamos en ayudar al prójimo, orar y estar pendientes, no solamente del grupo, sino de la comunidad general, en nuestra iglesia, nuestra ciudad y del mundo.  Procurando desarrollar su CONEXIÓN CON DIOS, CON LA PALABRA, CON LA GENTE Y SERVIR A LA GENTE. Conectando a la gente en pequeños grupos en donde se puedan sentir seguros, compartiendo las distintas etapas de la vida con otros. De esta manera podremos ofrecerle un cuidado pastoral efectivo a las ovejas o miembros de nuestros grupos.

 

¿Qué es un Grupo Conexión?

A estos grupos también se les conoce por el nombre de “grupos pequeños”, “small groups” (en inglés). Un grupo pequeño es una reunión de creyentes habitados por el Espíritu Santo que buscan que su relación con Dios y con otros crezca para ayudar a cumplir la misión de Jesucristo en la vida de nuestra Iglesia local. La misión del ministerio debe estar dirigida a que nuestra relación con Dios y con la gente crezca para juntos hacer Su voluntad. Un buen grupo, le ruega a Dios para que les dé a sus miembros el crecimiento para parecerse a Cristo.

Ahora bien, un Grupo Conexión es un pequeño grupo de personas con características similares u homogéneas, que se reúnen regularmente con el propósito de conectarse, para fortalecer lazos de hermandad, crecer juntos y alcanzar a los no creyentes.  Consiste de dos reuniones al mes con propósitos diferentes. La primera reunión tiene un formato enfocado al crecimiento espiritual de los miembros del grupo y se lleva a cabo en un hogar anfitrión o en el lugar seleccionado por el líder y los miembros del grupo. Mientras que la segunda reunión, está enfocada principalmente en extender la mano de ayuda a los necesitados en la iglesia y/o comunidad.

Otra de las razones por la que existen los grupos pequeños en nuestra iglesia local es para facilitar a la membresía la asimilación y adhesión con otros miembros de la familia de Dios. Se dice que, si una persona nueva en la iglesia no establece lazos de amistad con otra persona de la misma iglesia en un tiempo razonable, es probable que abandone la iglesia o al menos se mantenga al margen de abandonarla.

Dependemos completamente del Espíritu Santo para tener un grupo pequeño saludable, pero es nuestra responsabilidad prepararnos y capacitarnos para dirigirlos y tener un plan de cómo llevarlo a cabo conforme a la voluntad de Dios.

En nuestra iglesia local, al momento existen grupos pequeños para familia, jóvenes, damas y para hombres.

 

Objetivos de los Grupos Conexión

Recordemos, que en una iglesia grande como la nuestra, la gente que nos visita y decide continuar asistiendo por un tiempo, puede llegar el momento en que, si no se relaciona y desarrolla una amistad con otros miembros de la iglesia, terminará sintiéndose solo(a). Una iglesia no debe ser una cultura cerrada, sino un lugar donde se encuentra vida y esperanza para el afligido. Como iglesia, hemos sido llamados a discipular a las naciones, dando acogida a aquellos que llegan por primera vez a nuestra iglesia o grupos pequeños. Jesucristo ha depositado en nosotros su amor, de igual manera debemos extender ese amor a los invitados que ha atraído el Señor para que se sientan bienvenidos y amados. La responsabilidad de darle una buena acogida a los que visitan nuestros grupos recae en cada uno de los miembros. A través de nuestras actitudes y acciones, podríamos dar la apariencia que no tenemos sitio para ellos. Debemos, personal y activamente abrir campo para la gente nueva.

Debemos entender y conectarnos con la visión que Dios nos ha dado y animar a otros a que la conozcan, como usted lo está haciendo ahora.  Entendamos que Dios es soberano y que traerá a nuestro grupo las personas, familias y nuevos líderes, conforme a Su voluntad que siempre es buena y perfecta.

Para nosotros poder conocer y satisfacer las necesidades, es importante que la gente sea parte de un Grupo Conexión. Mediante estos grupos se nos facilita pastorear adecuadamente a las ovejas de nuestra congregación.  Las reuniones de los hogares son un complemento de las reuniones dadas en el templo.

Algunos Aspectos del Propósito de los Grupos Conexión

Las personas que se reúnen en los grupos dedicarán tiempo para compartir de lo que están recibiendo con los del grupo y con otras personas fuera del grupo. Las reuniones en los grupos pequeños no se hacen por entretener a la gente, tienen el propósito de cumplir con la voluntad de Jesucristo en Su iglesia.

Hay tres acciones que deben estar presentes en todo grupo pequeño saludable

Estas son: conexión, transformación y crecimiento espiritual. Podríamos añadir más a esta lista, pero si le elimina una de estas tres, sin duda afectará negativamente al grupo. Estas no son características de un grupo, sino son acciones que deben ejecutarse en todo grupo y que harán del grupo uno lleno de vida y con un propósito claro.

  1. Conexión – Lo primero que debe estar presente en un grupo sano es conexión. Debe construir un puente relacional entre los miembros del grupo lo suficientemente fuerte como para sostener el peso de la verdad, SU PALABRA. Si uno conoce a la gente en el grupo y está cómodo con ellos, probablemente se sentirán suficientemente seguros como para compartir lo que realmente les está sucediendo en su vida. Si se tienen amigos — gente que les llama cuando están ausentes, que preguntan cómo le va espiritualmente y que le animen, —es más probable que desarrolle un fuerte compromiso con Su iglesia. Además, usted tendrá un fuerte compromiso con el grupo pequeño.
  2.  

  3. Transformación – Lo segundo que debe estar presente en un grupo sano es transformación. Algunos le llaman edificación, santificación, o metamorfosis. Simplemente, se trata de ¡cambiar! Un grupo sano y vibrante le ruega al Espíritu Santo que le ayude y dirija a sus miembros a ser transformados para ser las personas que Dios quiere que sean, conforme a la imagen de Jesucristo. Cuando el Espíritu Santo pone el deseo en nosotros de cambiar debemos buscar el tipo correcto de relaciones que refuercen o fomenten el tipo correcto de comportamiento. Quiere decir que tendremos que tomar medidas drásticas en cuanto a viejas amistades cuya influencia es perjudicial para nuestro crecimiento. La transformación es confirmada por la vida, por lo que somos. Por el fruto que estamos dando. En un Grupo Conexión habrá personas en diferentes niveles de madurez espiritual que podrán ser de influencia unos a otros para ayudarnos a crecer y a cambiar.
  4.  

  5. Crecimiento – Lo tercero que debe tener un grupo sano es ser misional, que lo que quiere decir es que hace la voluntad de Jesucristo para Su iglesia, al llevar el Evangelio al vecino, a la comunidad y a los que le rodean. Las dos primeras acciones eran unas exclusivas. Se centraban en el grupo y en los miembros del grupo. Esta tercera es inclusiva y centrada en otros. Se podría llamar acciones de ayuda, misión o evangelismo. La gente en un grupo sano, quiere profundizar uno con el otro y salir a hacer una diferencia en el mundo que les rodea. Más que hacer, un grupo pequeño busca ser algo distinto para marcar la diferencia en su entorno. Esto lo que quiere decir es que el enfoque no puede ser tan solo en las obras como meras acciones, sino en que las obras deberán formar parte de nuestro estilo de vida, de nuestros valores como personas y como iglesia. Parecernos más a Cristo.